Yoga

[restabs alignment=”osc-tabs-left” responsive=”false”]
[restab title=”Nuestra oferta” active=”active”]

Horario:

  • Lunes: 8:30 – 9:30 h.
  • Lunes: 13:30 – 14:30 h.
  • Martes: 14:30 – 15:30 h.
  • Martes: 19:30 – 20:30 h.
  • Miércoles: 8:30 – 9:30 h.
  • Miércoles: 13:30 – 14:30 h.
  • Jueves: 14:30 – 15:30 h.
  • Jueves: 19:30 – 20:30 h.

Lugar:

  • Edificio 5R.

[/restab]

[restab title=”¿Qué es el yoga?”]

El yoga (del sánscrito yoga ‘unión’) se refiere a una tradicional disciplina física, mental y espiritual que se originó en la India. La palabra se asocia con prácticas de meditación en el hinduismo, el budismo y el jainismo.

Según sus practicantes, el yoga otorga como resultado:

  • La unión del alma individual con la divinidad (Brahman, Shiva, Visnú, Kali, etc.), entre los que tienen una postura religiosa de tipo devocional, y la unión del ser con el todo.
  • La percepción de que el yo es espiritual y no material, entre los que tienen una postura espiritualista.
  • El bienestar físico y mental, entre los que tienen una postura racionalista (atea o agnóstica).1

La palabra española «yoga» proviene del sánscrito yoga, que a su vez procede del verbo yuj- (en AITS): colocar el yugo [a dos bueyes, para unirlos], concentrar la mente, absorberse en meditación, recordar, unir, conectar, otorgar, etc. El verbo yuj- es un cognado de la misma raíz indoeuropea de los términos castellanos yugo y conyugal.

El arqueólogo británico sir John Marshall descubrió en Mohenjo-Daro (Pakistán) un sello con figuras, datable hacia el siglo XVII a. C., de la cultura del valle del Indo. En 1931 publicó su interpretación,2 imaginando una supuesta criatura antropomorfa con cuernos, en una posición sentada con las piernas cruzadas. Marshall elaboró tres hipótesis, aún no confirmadas:

  • El varón sentado sería el dios hinduista Shiva.
  • Como está rodeado por un rinoceronte, una vaca, un elefante, un tigre y un ciervo, Marshall afirmó que se trataba de Shiva como «Pashupati» (‘señor de las bestias’) y con ese nombre bautizó al sello.
  • El varón ―sentado con las piernas cruzadas― estaría practicando una postura de yoga;

Por lo tanto el yoga tendría por lo menos 35 siglos de antigüedad.

Otros escritores occidentales ―entre ellos el historiador de las religiones Mircea Eliade (1907-1986), y Georg Feuerstein―4 creyeron que esa proposición era suficiente prueba de que en la cultura del Indo se conocía el yoga. En realidad se desconoce si una persona retratada en un sello, sentada con las piernas cruzadas, está practicando «una forma primitiva de yoga» (Feurstein, 1979).4

En cambio, los hinduistas sostienen que el yoga es eterno (anādi: ‘sin comienzo’) y siempre existió.

En el hinduismo, se la cuenta como una de sus seis doctrinas ortodoxas.

Estas doctrinas (y sus respectivos fundadores o principales referentes históricos) son:

  • yoga (de Patañjali).
  • vedānta (de Vyāsa).
  • sāṃkhya (de Kapilá).
  • pūrva mīmāṃsā (de Jaimini).
  • nyāya (de Gautama Akshapada).
  • vaiśeṣika (de Kaṇāda).

Los textos que establecen las bases del yoga son el Bhagavad-guita, los Yoga-sutras (de Patañyali), el Gheranda-samjita, el Yoga-darshana-upanishad y el Haṭha-yoga-pradīpikā.

Según las doctrinas hinduistas en las que se asienta el yoga, el ser humano es un alma (yivatman) encerrada en un cuerpo (rupa). El cuerpo tiene varias partes: el cuerpo físico (deja o sharira), la mente (mana), la inteligencia (gña) y el ego falso (ajankara).

Para llevar una vida plena, es preciso satisfacer tres necesidades: la necesidad física (salud y actividad), la necesidad psicológica (conocimiento y poder) y la necesidad espiritual (felicidad y paz). Cuando las tres se hallan presentes, hay armonía. El yoga es una sabiduría práctica que abarca cada aspecto del ser de una persona. Enseña al individuo a evolucionar mediante el desarrollo de la autodisciplina. El yoga también se define como la restricción de las emociones, que son vistas como meras fluctuaciones (vṛitti) de la mente. Los seguidores del hinduismo distinguen entre el alma (impasible, sin emociones) y la mente (siempre fluctuante y llena de ansiedades).

El yoga es, pues, el arte y la ciencia de la disciplina mental a través de la que se cultiva y madura la mente. No es una ciencia en el sentido occidental de la palabra. Los hinduistas utilizan el concepto de ciencia porque saben que en el más racionalista mundo occidental la ciencia está bien conceptuada.

El yoga busca llegar a la integración del alma (yiva-atman) individual con Dios (el Brahman) o con su deidad (avatar). Esa re-unión se llama samādhi, a través de la cual se accede a la liberación (mokṣa).

[/restab]
[restab title=”Fotos y vídeos”]

[/restab][/restabs]

Comments are closed.